Entradas

Entrada destacada

Venus paleolítica, imagen y símbolo

Imagen
Los primeros cosméticos originados en la Prehistoria pudieron nacer como remedios para las necesidades espirituales de los humanos que con el tiempo tendrían una aplicación higiénica y de ornamento corporal. Las marcas del cuerpo, pinturas, tatuajes o escarificación, servían para promover la vanidad, denotar prestigio social y riqueza, atraer al sexo opuesto, indicar la pertenencia a un clan, o asustar al enemigo. La pintura corporal pudo haber surgido como camuflaje para la caza y después  extenderse hasta incorporar objetivos simbólicos y protectores, como provocar temor a los enemigos y celebrar rituales a los dioses. Los primeros humanos llegaron a adquirir conciencia del impacto que el color tenía sobre las emociones. El negro simbolizaba el mal y la oscuridad a la que temían, pero les gustaba la luz del sol, representada por el rojo y el amarillo. El blanco significaba el mundo espiritual y el más allá.


Para conseguir las pinturas se empleaban pigmentos vegetales extraídos de planta…

El perfume alegra el corazón. Aromas de la antigüedad

Imagen
Los perfumes, los aceites corporales y los cosméticos fueron, desde que tenemos memoria histórica, objeto de seducción y estaban en relación con el culto a los dioses. En los textos encontrados en el palacio real de Zimri-Lim en Mari se cuenta que se distribuía a la familia real, a las mujeres del harén, a los templos para las ofrendas a los dioses y para ungir sus estatuas. También se usaba en las ceremonias funerarias, en los festivales y en los regalos diplomáticos. Tapputi Belatekallim es una perfumera mencionada en una tablilla cuneiforme del segundo milenio a.C. de Babilonia. Usaba flores, aceite, cálamo con ciprés, mirra y bálsamo. Añadía agua, lo destilaba y filtraba varias veces. Era supervisora del Palacio Real. En los cantos sumerios se describen escenas en las que es frecuente el uso de esencias que producen aromas agradables, como por ejemplo en la celebración de la boda de la diosa Inanna con Dumuzi.
“El rey convida al pueblo a entrar al gran salón. El pueblo trae ofrendas d…